Cada día es algo nuevo

ANCIANOHacerme voluntaria del Hospital es una da las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Cada día es algo nuevo, una nueva historia, una nueva anécdota que cuando sucede no valoras pero que al final del día te das cuenta de lo mucho que te llenan esas pequeñas cosas. Hemos visitado ancianos, algunos muy necesitados de una persona con la que compartir pequeñas historias del pasado o contar los sueños que no pudieron realizar en su juventud y el consuelo que se les puede ofrecer me parece insuficiente. Una nueva experiencia ha sido visitar a los niños, para mí la más tierna. No hay nada más bonito que la sonrisa de un bebé y jugar con ellos, que son pequeños ángeles. Me gusta cuando el capellán nos da la bendición es como la confirmación de que Dios está con nosotros.

En algunas ocasiones es difícil dar consuelo cuando sabes que la persona no puede sanar pero intento estar con los familiares incluso en algunas ocasiones son ellos los que nos abrazan y buscan unas palabras de apoyo. Para terminar me gustaría expresar la alegría que me produce el haber conocido a gente maravillosa y que hoy en día puedo llamar AMIGOS.

Miriam Torquemada Fandos

Opina

*