Creces como persona

menurocioMi primer día como voluntaria en el Clínico y he de decir que es una experiencia para repetir una y otra vez. Cuando decidí apuntarme a esta actividad no estaba muy segura de si sabría desenvolverme con los pacientes y cada vez que se iba acercando el momento me iba poniendo cada vez más nerviosa, pero he de decir que el simple hecho de que te sonrían simplemente por visitarles, hace que se te vaya todo y solo quieras pasar la tarde con cada persona.

Con esta experiencia no solo aprendes a nivel académico, sino que aprendes a crecer como persona, aprendes a valorar ese “gracias” tanto de pacientes como de familiares, aprendes a compartir tu alegría con aquellas personas que más lo necesitan. El simple hecho de que un paciente al que acabas de conocer hace 10 min te diga que eres su amigo y que espera que vayas más para charlar contigo, es algo que realmente te toca el corazón, y esos pequeños gestos son los que nos ayudan a formarnos.

Para mí es una experiencia de 10 y agradezco al Hospital Clínico San Carlos por darnos la oportunidad de poner nuestro granito de arena para ayudar a los que más lo necesitan.

Belén Vidal

Opina

*