La enferma que pone deberes

florUna mujer de unos 60 años, muy convencida de seguir los deberes que le ponen los médicos para su recuperación, va y me dice sonriendo: “me vas a dejar, pero te voy a poner unos deberes para cada día que te levantes…

Acostumbrada a que sean los médicos los que pongan los deberes a los pacientes, me resultó de lo más curioso que una mujer, tan vulnerable como parecía en la cama sin poder moverse, quisiera que una extraña como yo le hiciese deberes.

Bien, pues esto me dijo:

“Cada mañana, nada más levantarte, no te olvides de mirar al cielo y dar gracias por:

. Estar bien
. Tener una casa
. Tener una familia
. No faltarte de nada
. Tener comida
. Tener una carrera
. Estar sana

Y si puedes, acuérdate de mí de vez en cuando y reza por mí”

No estaría mal que alguna vez tuviésemos deberes con dosis de humildad que nos recordasen, de verdad, las cosas en las que de merecen la pena preocuparse.

Clara Isabel Pérez Martínez

Comentarios

  1. Catherine dice:

    Que gran lección nos da esta paciente. Con demasiada frecuencia olvidamos los privilegios que tenemos, y esta entrañable señora los ha resumido muy bien. Enhorabuena Clara Isabel por tu labor y por compartir este episodio tan valioso.

  2. Cuando vivía por y para mí mismo todo eran enfados, quejas, y reclamaciones.

    Ahora, todas las mañanas y todas las noches agradezco a Dios por darme la vida, por la familia con que me ha obsequiado y la que me seguirá regalando, por la mucha o poca salud que tenga, por disponer de un techo, una cama, un plato de comida y de una ducha de agua caliente; por enseñarme a amar y a perdonar, por lo que he vivido, por lo que me permitirá vivir, por las personas que puso en mi camino, por darme fe y por estar ahí, cuidándonos y preocupándose por cada uno de nosotros.

    Padre, nunca permitas que se me olvide agradecértelo; y no consientas que se quede en palabras.

    Gracias Clara y gracias a ‘la mujer que pone deberes’.
    😉

    ¡Abrazos y bendiciones!

Opina

*