“Llevaba mucho tiempo sin reírme”

RIESin saber muy bien cómo, cada vez que nuestro camino se cruza con el de otra persona, algo de nosotros se queda con ella. De la misma forma que algo de ella se queda en nosotros.

Al igual que la mayoría de los martes, fui a saludar a unos enfermos. Esta vez no iba sola, así que como os podéis imaginar, las conversaciones, y algún chiste que otro que contamos, pudieron ser más interactivos.

Pero esta vez, hubo algo que nos removió. Era nuestra huella recogida por una paciente. Nos dijo: “Gracias. Gracias por hacerme reír. Llevaba mucho tiempo sin reírme. Llevaba seis días sin sonreír.”

No somos capaces muchas veces de apreciar el impacto que tienen todas nuestras acciones sobre el resto. Es más cómodo pensar que estamos solos, que nadie ni nada nos afecta, pero sería mucho más bonito darse cuenta que estamos en este mundo siendo capaces de hacer de la existencia un camino mejor.

Bien podemos pasar por la vida como maletas, que van y vienen dando tumbos de un lugar a otro, o bien podemos intentar vivir sintiendo cada momento, y regalando a nuestro alrededor parte de las virtudes que se nos han dado.

Clara Isabel Pérez

Comentarios

  1. Moni Valverde dice:

    Me encanta esta página es muy bonita

Opina

*