“Sendino se muere” de Pablo D’Ors

Durante su enfermedad, la doctora África Sendino fue anotando sus impresiones de cara a un libro que la propia enfermedad le impidió escribir. Pablo d’Ors, que la asistió en sus últimos meses de vida, rescata sus anotaciones y las contextualiza en una vida que no duda en calificar de ejemplar. El libro se llama “Sendino se muere”, y no es, ciertamente, lo que ella escribió, sino lo que Pablo vivió a su lado mientras ella intentó escribir. Facilito algunos fragmentos de la obra:

9788492416585“Cuando me dijeron que tenía cáncer, en esa milésima de segundo supe que se acababa de abrir algo así como una puerta lateral en la trayectoria normal de mi vida. Entré por esa puerta consciente de que me conduciría a parajes desconocidos y peligrosos. El primero de esos parajes fue el de la pérdida de la serenidad“.

“Pero supe que podría vivir esa enfermedad como una circunstancia adversa, y hasta cierto punto irritante o, por el contrario, como una inmensa y inmerecida ocasión para el aprendizaje

“La oración que vino tras la noticia fue radicalmente distinta y estaba haciendo la experiencia de la vulnerabilidad sin la que no cabe la experiencia genuina del cristiano”

“Éste ha sido una constante en mi enfermedad, he necesitado mucho de la soledad para pensarlo y ponerlo todo ante Dios”

305756253_640“He dedicado mi vida a ayudar a los demás, pero no he podido marcharme de este mundo sin dejarme ayudar por ellos. Dejarse ayudar supone un nivel espiritual muy superior al del simple ayudar. Porque si ayudar a los demás es bueno, mejor es ser ocasión para que los demás nos ayuden. Sí, lo más difícil de este mundo es aprender a ser necesitado”

Opina

*